lunes, 20 de febrero de 2017

FENCES

 
 

FENCES
Nota: 3/10
 
Una de las decepciones de principios de año ha sido encontrarme con este proyecto dirigido y protagonizado por Denzel Washington y que cuenta con la gran Viola Davis en uno de los personajes principales (por mucho que se le considere secundario).
Su propuesta está claramente concebida como proyecto para arrasar en las diferentes tandas de premios de cada temporada. Una apuesta segura del estudio que se sustenta en una obra teatral consolidada y multipremiada con unos actores reconocidos y respetados en la industria. De hecho la mayor parte de este reparto es el mismo que encarno a los personajes en la obra teatral.
Sin embargo la puesta en escena patina estrepitosamente y Washington en su faceta como director no logra encontrar el ritmo adecuado que la historia necesita para que el espectador no caiga en el tedio más absoluto.
 
La narración en sí no narra nada extraordinario, fundamentándose en el personaje de Washington, un recogedor de basuras en Pittsburgh con un carácter bastante cambiante y con una relación muy complicada tanto como marido como padre. A eso se le suma la frustración que siente por completo en su vida al sentir que perdió una oportunidad brillante como jugador de beisbol en una época en la que las posibilidades se le eran denegadas precisamente por su raza.
Como digo, la historia, los entresijos entre la relación del personaje de Washington con su familia sustenta todo el guión, pero los monólogos de este terminan haciéndose pesadísimos e incluso llega a recargar tanto su interpretación dándole un énfasis desmesurado que puede que en una obra teatral funcionase, pero que en el lenguaje cinematográfico llegua a terminar siendo sobreactuado y sacando al espectador de la historia.
No diré que Davis esté mal, es que me parece un papel bastante insignificante para lo que estamos acostumbrados a verla. Tiene una escena de confrontación con Washington que puede valerle el Oscar y los premios que le han dado, pero no estamos ante su mejor papel ni de lejos. Esta mujer tiene un portento y un talento inusuales y aún estamos por ver grandes papeles tanto en cine como en televisión. Debieron darle el premio por Criadas y señoras o por La duda. Esta película pasara con más pena que gloria en su filmografía a mi parecer.
Una propuesta visual simple pero que termina siendo cargante, de ritmo lento y con interpretaciones en momentos tan forzadas y recargadas que tienden a la sobreactuación. Esto unido a una historia que no sobresale, la suma no deja de ser un proyecto inacabado o mal ejecutado. Una verdadera pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada